Tag Archives: respiración

Solo para mujeres

Standard
Solo para mujeres

Descúbrete a través de la observación y el yoga

Un taller preparado y organizado por SADHANA Yoga Integral, para este 24 de octubre. Descubre en esta nota por qué es único, efectivo y exclusivo para nosotras.

Por Marianne Blanco

“Yoga Mujer 1” ha sido preparado minuciosamente por Carla Sorogastúa y quien escribe para ofrecerte un espacio y un momento para que te dediques únicamente a ti misma. Los objetivos de este taller son: 1) que te observes sin miedo y sin juzgarte para que entiendas quién eres y definas quién quieres ser; 2) que conozcas mejor tu cuerpo, usándolo y explorándolo de maneras distintas; 3) que seas consciente de hasta qué punto los estereotipos sociales influyen en tu forma de valorarte y juzgarte 4) que entres en contacto con el yoga, una ciencia milenaria que puede cambiar tu vida; 5) que descubras cómo te ves a ti misma y cómo tus emociones filtran tus percepciones; 6) que descubras que el poder de cambiar, de re-crearte, de perdonar está dentro de ti y que tienes la llave para transformarte cada vez que quieras.

Y cómo lo haremos?

Te preguntarás cómo lograremos alcanzar estos objetivos en las tres horas que durará el taller “Yoga Mujer 1”. Pues bien este primer módulo que Carla y yo hemos dedicado a las mujeres es el resultado de años de análisis personal como mujeres, mamás, hijas y profesionales de la comunicación; está inspirado en cientos de horas de práctica de yoga y otras técnicas de consciencia corporal (danza, Pilates, Feldenkrais, esferokinesis, etc); es producto de nuestra participación en muchos talleres intensivos de yoga, de técnicas diversas como las afirmaciones de Louise Hay, de respiración, de masajes, de anatomía, de radiestesia, entre otras; está inspirado en la lectura voraz de libros que nos proporcionaron métodos de autoayuda que probamos con nosotras mismas, como la PNL, las afirmaciones positivas, entre otras. Pero este taller es ante todo una herramienta para las mujeres que, como nosotras, están dispuestas a verse en el espejo de su consciencia para dar un paso más en sus vidas, que quieren realizarse y dar más a quienes las rodean.

Tres horas intensas y transformadoras

El taller “Yoga Mujer 1” está compuesto de una secuencia activa y fluida que entrelaza técnicas simples pero poderosas, como la observación objetiva y la respiración guiada, combinadas con reflexiones que poseen una capacidad de conexión profunda con nuestro verdadero ser. Gracias a la magia del video, en pocos minutos las asistentes reconocerán las presiones sociales a las que están expuestas y las guiaremos para que interioricen y digieran esta información para su propio autoanálisis. Les enseñaremos una secuencia de asanas (posturas de yoga) escogidas no solo por sus cualidades físicas que les permitirán explorar con suavidad su cuerpo en todas sus dimensiones, sino que además tienen beneficios específicos para nosotras y son muy sencillas de realizar, incluso para principiantes. De este modo buscamos que nuestras participantes se reconecten con sus cuerpos tal y como están aquí y ahora.

Si no practicas yoga, no te preocupes, pues te enseñaremos las posturas desde cero. Este no es un taller para expertas, es un espacio donde todas nos daremos la mano pues al compartir nuestras emociones y encontrarnos en las demás entenderemos que no estamos solas.

Te esperamos!

Namasté

Más información:

Fecha y horarios: viernes 24 de octubre. Tendremos dos horarios para escoger: 1) de 10 a.m. a 1 p.m. 2) de 6:30 a 9:30 p.m.

Lugar: Pasaje Sucre 179, Miraflores. (preguntar por la sala de SADHANA)

Teléfonos: 972-895-764 / 958-577-522

Informes y reserva de cupos: correo sadhanayogaintegral@gmail.com

Advertisements

Lesiones y lecciones

Standard
Lesiones y lecciones

LOS CAMINOS DEL CONOCIMIENTO SON IMPREDECIBLES

Este post narra el proceso de recuperación de una lesión generada durante una práctica de yoga y revela cómo la mejoría surge de varias estrategias, en su mayoría sencillas pero efectivas, aplicadas en paralelo. Además, demuestra la importancia de la consciencia plena durante la práctica.

Por Marianne Blanco

Hace unas semanas, cuando terminaba de practicar mi serie de ashtanga yoga, sentí un tirón en el lado derecho de mi espalda baja que me dejó inmóvil de dolor. Cuando me puse de pie e intenté erguirme el dolor fue insoportable. Fui a casa, me puse mucho hielo. Me froté con crema de enebro, me moví lo menos posible. En la noche me metí a la tina con agua caliente y sal de Maras (Cusco), luego más hielo y frotaciones.

Al día siguiente había mejorado un poco pero caminar seguía siendo doloroso. Aún así decidí hacer temprano algunos Surya namaskar (saludos al sol, una secuencia de yoga muy popular) muy suavemente. Al moverme en esta secuencia el tirón no era más fuerte que cuando no hacía mi práctica y por eso seguí realizándola con mucho cuidado, pues era una manera de conocer mi cuerpo en una situación diferente. Solo hice dos secuencias de las que eliminé una asana (postura) que me causaba un intenso dolor: bhujangasana (la cobra). Fue una práctica en cámara recontralenta, que me obligó a tener atención plena, es decir de ser consciente de cada movimiento milimétrico que hacía con mi cuerpo y mi mente, incluido todo el proceso de mi respiración.

Al día siguiente hice una práctica de una hora llevando a cabo una secuencia recomendada por el maestro B.K.S Iyengar para dolores y problemas dorsales en su increíble libro “Luz sobre el yoga”. Igual que el día anterior, me moví en cámara hiperlenta, fui muy minuciosa, cuidadosa y logré una práctica plena. Lo curioso fue que me sentí más elástica y logré sutilezas que pocas veces había alcanzado! Fue un descubrimiento maravilloso! Todavía estaba un poco adolorida, sin embargo esta manera de enfrentar el dolor fue reveladora pues permitió acelerar mi recuperación. Ese día visité a mi amiga Nathalie Roche, quien hace prácticas de Healing Touch, y me hizo una pequeña sesión mientras conversábamos. Ella me hizo recordar lo que Louise Hay explica en su maravilloso libro “Usted puede sanar su vida”: los dolores, que se presentan en diferentes partes de nuestro cuerpo, revelan necesidades y/o miedos diferentes, a  los que deberíamos poner atención pues tienen mensajes que darnos. La espalda -afirma Hay- representa el apoyo de la vida y el dolor en cada zona de esta (alta, media y baja) tiene una razón. Al llegar a casa tomé mi libro de Hay y puse en práctica sus consejos y sobre todo sus afirmaciones positivas.  Otro de los pasos importantes en mi recuperación fue visitar a mi quitopráctico. Me diagnosticó una contracción del ilíaco, o iliopsoas, un músculo profundo que, junto con el glúteo es el responsable del movimiento de flexión de la cadera además de otros. Sus ajustes me aliviaron mucho así como el ejercicio de estiramiento que me recomendó.

Con esta experiencia una vez más comprobé que para lograr la mejoría de una lesión,  enfermedad o sufrimiento de cualquier índole hay que abordarlo con amor desde varios frentes a la vez, pues somos seres holísticos (cuerpo, mente, emociones, y más).

Analizando las prácticas que realicé el día que sufrí la lesión me di cuenta de que no había estado usando correctamente las bandhas (palabra en sánscrito que se traduce como “candados” o “cerraduras”). Los bandhas se usan para concentrar nuestra energía y, entre otras cosas, para proteger nuestro cuerpo de lesiones, como en la zona lumbar. No usar las bandhas correctamente denotaba que no estaba plenamente consciente de mis movimientos durante mi práctica, que no era una práctica de adentro hacia afuera si no mas bien epidérmica, superficial. Las prácticas en cámara lenta que hice para lograr mi  mejoría me trajeron al presente las palabras de Nora Maniak, mi primera maestra de yoga: “para ser consciente de lo que pasa dentro de  nosotros y para que el cuerpo aprenda maneras diferentes de moverse hay que ir muy despacio”. Obviamente hay prácticas más dinámicas que otras en las que aceleramos el ritmo, pero aún en estas deberíamos ser plenamente conscientes de cada paso que damos. Otra cosa que digerí con esta experiencia fue algo que leemos en los libros escritos por maestros de yoga, y que repiten los profesores sabios: el yoga no es hacer posturas perfectas (no existen las posturas perfectas, sí las posturas correctas). El yoga es ser conscientes de lo que hacemos con nuestro cuerpo, respetándolo y aceptándolo como es en el aquí y el ahora; hacer yoga es ser conscientes de nuestra respiración y sincronizarla con nuestros movimientos.

Justamente por eso TODOS PODEMOS HACER YOGA. Las alucinantes posturas que hacen l@s súper yoguis y yoguinis que solemos ver en los libros, en los programas de tele y en la web tienen sus buenas razones para ser practicadas, pero no son el objetivo más importante. Yoga es unión de mente, cuerpo y espíritu: a través del control del cuerpo y de la respiración apagamos la bulla mental para conectarnos con nuestro verdadero YO, nuestra consciencia. La práctica de yoga nos permite esa conexión y eso lo podemos lograr todos. Eso sí recuerda: no es mágico! Demanda esfuerzo, constancia y perseverancia de nuestra parte, pero los frutos valen la pena!

Namasté